La cancelación de al menos 11 directores de departamentos y sus colaboradores cercanos de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan) es manejada con gran hermetismo, mientras altos dirigentes del Partido Revolucionario Moderno (PRM) exigen una explicación.

Diputados, alcaldes y directores distritales electos en la boleta del PRM enviaron una carta al presidente Luis Abinader, en la que solicitan al mandatario ordenar una investigación sobre las razones por las cuales desvincularon a «compañeros valiosos” para el partido.

Entre los desvinculados figuran directores de los departamentos administrativos, financieros, acueductos, compras, planificación y desarrollo, ingeniería de proyectos y logística.

Junto a algunos de los directores cancelados también despidieron subalternos.