Desvian crucero con 700 personas a bordo para evitar ser incautado por deuda

El Crystal Symphony partió de Miami el 8 de enero para un viaje de 14 días y todo transcurrió sin problemas hasta que la compañía propietaria anunció inesperadamente la suspensión de sus operaciones.

Un crucero con 700 pasajeros y tripulantes a bordo tuvo que ser desviado de su ruta programada al puerto de Miami, para huir de una orden de incautación del barco debido a una deuda de más de 1,2 millones de dólares en facturas de combustible.

La embarcación Crystal Symphony tenía previsto regresar al puerto estadounidense este sábado. Sin embargo, un juez federal en Miami emitió una orden de arresto el jueves, por lo que el crucero se desvió hacia las islas Bimini, en las Bahamas, donde atracó el sábado por la noche.

Un músico del barco llamado Elio Pace, que tomó el crucero en Dominica, relató lo vivido a bordo del crucero. «¡No lo creería a menos que estuviera aquí mismo experimentando este episodio surrealista!», comentó.

Los pasajeros y tripulantes, que se vieron retrasados a sus destinos con al menos un día, fueron llevados a Port Everglades, Florida, en otras embarcaciones desde las Bahamas, el domingo por la tarde.

La demanda contra el buque fue presentada ante un tribunal federal de Miami por la compañía Peninsula Petroleum Far East, en virtud de una ley que permite a las autoridades incautar el barco si ingresa a aguas estadounidenses.

Según informaron los medios, la denuncia afirma que Crystal Cruises y Star Cruises deben 4,6 millones de dólares en combustible, con 1,2 millones atribuidos solo a la embarcación Crystal Symphony.