Momentos antes del asalto al edificio del Congreso, el presidente Donald Trump participó de una protesta en la que llamó a sus seguidores «a marchar» hacia el lugar donde se contaban los votos de la elección presidencial.