El administrador de la Lotería Nacional, Luis Michel Dicent, consideró que los siete empleados suspendidos de esa institución por un fraude el pasado primero de mayo no actuaron solos.

“¿Pero cómo un empleado solo puede tener el andamiaje de mandar cuatro o cinco o diez vehículos a recoger a nivel nacional en puntos estratégicos cientos de millones de pesos?”, cuestionó Dicent.

Entrevistado en el programa radial El Sol de la Mañana, el funcionario dijo que la Procuraduría General de la República (PGR) está investigando para determinar responsabilidades e identificar a involucrados.

El sábado primero de mayo salió en primer lugar de la quiniela de la Lotería Nacional el número 13, el cual, según Dicent, se vendió ese día en sobremanera.

Precisó que luego, en lugares específicos, mismos vehículos fueron vistos cobrando el dinero en diferentes bancas de apuestas.

La trama consistía en que, la locutora del momento, junto a la persona no vidente, manipularon la tómbola para que saliera el 13 en primer lugar.