Un total de 20 personas han sido sometidas a la Justicia acusadas de participar en la presunta defraudación millonaria al programa de asistencia social “Quédate en Casa”, acción que implica la sustracción de RD$294 millones desde que se inició el plan en abril de 2020.

Alrededor de 125 mil denuncias de retiro de los fondos de beneficiarios del programa se investigan a través del (Dicat), a solicitud de la Administradora de Subsidios Sociales (ADESS).

Las estafas se ejecutaban en comercios de la Red de Abastecimiento Social (RAS), específicamente en colmados y almacenes, pues nunca se registró clonación de datos en las grandes cadenas de supermercados, de acuerdo con la directora de la ADESS, Digna Reynoso de Pacheco.

“Hay miles de personas que solo tuvieron acceso al primer pago del Quédate en Casa y nunca más pudieron hacer uso del beneficio, porque robaron sus datos. Gente que vive en la capital y aparecía que había consumido el pago en Jimaní, por ejemplo”, explicó la directora de la ADESS.

Reynoso de Pacheco informó que en el caso hay implicados propietarios de comercios y personas que se asociaron para defraudar los recursos asignados a beneficiarios y que se está sometiendo a la Justicia cada caso con las pruebas documentales.

De las 125 mil denuncias de estafa, alrededor de 59 mil beneficiarios del subsidio han presentado la querella formal ante las autoridades. La sustracción de los recursos comenzó a reportarse en mayo del pasado año.