Implantes de microchip que te permiten pagar con la mano

Este hombre de 37 años no necesita una tarjeta bancaria o su teléfono celular para pagar. En su lugar, simplemente pone su mano izquierda cerca del lector de tarjetas sin contacto y se realiza el pago.

«¡Las reacciones que recibo de los cajeros no tienen precio!» dice Paumen, un guardia de seguridad de los Países Bajos. Puede pagar con la mano porque en 2019 le implantaron un microchip de pago sin contacto debajo de la piel.

«El procedimiento duele tanto como cuando alguien te pellizca la piel», dice Paumen.

La tecnología que utiliza Walletmor es la NFC (Near-Field Communication, conexión de proximidad), el sistema de pago sin contacto en los teléfonos inteligentes. Otros implantes de pago se basan en la identificación por radiofrecuencia (RFID), que es la tecnología que normalmente se encuentra en las tarjetas físicas de débito y crédito sin contacto.

Comodidad frente a privacidad
Para muchos de nosotros, la idea de tener un chip de este tipo implantado en nuestro cuerpo puede ser espantonsa, pero una encuesta de 2021 hecha a más de 4.000 personas en el Reino Unido y la Unión Europea encontró que el 51% de los entrevistados lo consideraría como una opción.

Sin embargo, sin dar una cifra porcentual, el informe agregó que «cuestiones como la invasividad y la seguridad son las principales inquietudes» para los encuestados.

Patrick Paumen dice que no tiene ninguno de estos temores.

«Los implantes de chips contienen el mismo tipo de tecnología que la gente usa a diario», dice, «desde llaveros para desbloquear puertas, tarjetas de transporte público como la Oyster (usada en el metro de Londres) o tarjetas bancarias con función de pago sin contacto».