El caso de Josefina Pérez de la Rosa

Entre lágrimas Mary Pérez comenta que su familia está dolida, toda su familia en Santo Domingo por la pérdida de su hermana.

A través de una llamada Mary se enteró que su hermana había fallecido y con inicial incredulidad asumió que la persona que tanto quería hoy iba a estar sin vida.

Pérez detalla que su hermana era una muchacha muy tranquila. Que no hacía daño a nadie. Na’más se iba a trabajar, a trabajar y atender a sus hijas, solamente.

Josefina Pérez de la Rosa, de 37 años de edad, tenía tres hijas y llegó a Estados Unidos hace aproximadamente siete años desde la República Dominicana.

Parientes y amigos la describen como una mujer positiva y con una alegría contagiosa.

Pero falleció la tarde del sábado tras recibir cuatro DISP4R0S en el estómago, según la Policía, frente a esta vivienda en la calle 97 en North Corona, ubicada a solo unas cuadras de su hogar.

Fue llevada al hospital Elmhurst donde se confirmó su muerte. Autoridades ahora buscan al responsable del hecho.

Unos cuantos vecinos en la zona de North Corona, donde sucedió el hecho, afirman que vieron al sospechoso escapar de la escena.

Uno de los vecinos dijo que llamó enseguida al 911 y que recuerda que vio al sospechoso con un jacket, tenía un color café, solo estaba con las manos en el bolsillo y corrió, no lo vio bien porque tenía una máscara así, como una capucha.

Familiares de Josefina piden que se encuentre al responsable del crimen y sospechan de un hombre obsesionado con ella.