La presentadora de la Lotería Nacional Valentina Rosario Cruz fue interrogada por varias horas en la sede de la Procuraduría General de la República (PGR) por los miembros de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca).

A su salida rehusó ofrecer declaraciones a la prensa sobre las indagatorias de los integrantes del Ministerio Público.

Rosario Cruz es acusada de pertenecer a una estructura mafiosa que operaba en la Lotería Nacional que superaban las 30 personas y que alegadamente logró estafar, solo el sábado uno de mayo de 2021, a las bancas nacionales con más de 150 millones de pesos.

Miguel Mejía, el ciego implicado en el fraude admitió que nunca sacó un bolo en dicho sorteo y que le ofrecieron 800 mil pesos, los cuales luego decidió no cobrar. Ese mismo bolo número 13, Valentina ya lo tenía entre su mano y lo mostró a los televidentes como el que salió ganador.

“Yo tuve que aceptarlo… única y primera vez”, dijo al asegurar que solamente había cometido ese fraude en una ocasión. “Me arrepiento de eso”, declaró al tiempo de que informó en el programa El Sol de la Mañana que fue a causa “del señor” a ensayar cómo realizarían el fraude.