Una residente de El Cairo, en Egipto, logró rescatar a una niña de siete años de un hombre que empezó a agr3d1rla S3XUALM3NTE tras percatarse de lo que sucedía gracias a la transmisión de una cámara de vigilancia del edificio en el que trabaja.

El incidente tuvo lugar a inicios de marzo en el distrito suburbano de Maadi cuando Eugénie Osama, la empleada de un laboratorio, miró por casualidad el monitor de las cámaras de seguridad. En las imágenes notó que un sujeto vestido con traje y corbata llevaba a la niña a una esquina cerca de las escaleras antes de empezar a man0s3arla.

Al notar que la pequeña empezó a forcejear, la mujer salió corriendo de su lugar de trabajo para enfrentarse al tipo. A pesar de que el hombre negó las acusaciones, Osama le mostró la ubicación de la cámara que había grabado el abuso y el P3RV3RT1D0 abandonó inmediatamente el edificio.

Con el fin de exponer al sujeto, la mujer publicó en redes sociales el video, y gracias a que su rostro era claramente visible, pudo ser identificado y entregado la Policía.

Finalmente, un tribunal egipcio condenó al autor del ataque a siete años de prisión. Durante las investigaciones, las autoridades también examinaron un video grabado desde el otro lado de la calle del edificio, que demuestra que el ataque fue premeditado. En esas imágenes el hombre camina por la calle, al parecer, guiando a la menor hacia el lugar donde se produjo el hecho.