La inminente reapertura general de las clases semi presenciales en los niveles de inicial y primaria, tras recibir el visto bueno del gabinete de salud, mantiene divididas las opiniones de padres de estudiantes de sectores vulnerables.

Mientras algunos consideraron este sábado que ya era hora de volver a las aulas, otros aseguraron a SIN que no enviarán a sus hijos a docencia hasta que la pandemia esté totalmente controlada.

Desde que el Gobierno suspendió la docencia presencial debido a la pandemia hace más de un año, Danna Félix, madre de dos niños de primaria, manifestó que esperaba ansiosa el retorno a las aulas.

Sin embargo, ahora que su deseo está próximo a materializarse tras la puesta en marcha desde el Ministerio de Educación de un plan para la reapertura de los centros a nivel nacional, aseguró que la situación le genera emociones encontradas.

La incertidumbre que embargó a los padres de estudiantes un mes atrás cuando el Ministerio de Educación emprendió el retorno gradual a las aulas en los municipios con menor incidencia de la pandemia ha vuelto a resurgir, ahora a nivel general, y con el agravante de que la reapertura ya no estará supeditada a los casos de Covid.

Mientras algunos padres consideraron que las autoridades están apresurando las cosas, para otros es una luz al final del camino.

Tras el anuncio, la ADP ha vuelto a insistir en que los maestros sólo retornarán a las aulas en los centros donde hayan condiciones para garantizar la bioseguridad del personal, mientras desde el Ministerio de Educación informaron que solicitaron al gabinete de salud instalar puesto de vacunación en los entornos de las escuelas ahora que el proceso será masivo a partir del lunes.

Será este próximo lunes cuando, según el ministro de Educación, posiblemente den a conocer el cronograma para la nueva etapa del retorno a la docencia.