Santo Domingo. – El presidente Abinader descartó declarar como obligatoria la vacunación contra el COVID-19.

El presidente Dominicano utilizo el argumento de que sería anticonstitucional, algunos juristas afirman que en el marco del estado de emergencia el gobernante sí puede limitar ciertos derechos para animar a la población a inocularse.

A diferencia de imponer la vacunación por la fuerza, el primer mandatario prefiere iniciativas que permitan a la población convencerse de que la vacuna es la mejor herramienta para enfrentar el virus.

Insistió que las vacunas Sinovac y AstraZeneca, que ya están en el país, y la de Pfizer, que llegará partir del 11 de junio, tienen alta eficacia para enfrentar la propagación de la enfermedad y evitar que los afectados lleguen a los hospitales o pierdan la vida.

Aunque la Constitución no permite obligar a la población vacunarse, el vicepresidente ejecutivo de Finjus dijo que las autoridades sí pueden imponer medidas restrictivas para que la ciudadanía se inmunice.

El jurista Servio Tulio Castaños manifestó que el gobierno no debe utilizar la fuerza para someter a los ciudadanos al proceso de vacunación.

Ahora habrá que esperar si el gobierno incluirá nuevas restricciones a las ya anunciadas que entrarían en vigor este miércoles ante el reclamo de algunos sectores que reclaman mayor severidad para parar el aumento del virus en el país.


Fuente: SIN