Con los hospitales llenos de pacientes, Santiago de Chile inició este sábado su tercera cuarentena total.

Esto no ocurría desde que comenzó la crisis sanitaria por un agravamiento de la pandemia que no da tregua a pesar de que el país tiene una alta taza de vacunación.

Con las calles menos transitadas que en días normales, aunque con un mayor flujo de personas que en las anteriores cuarentenas, amaneció la capital, donde viven más de siete millones de personas, este país vuelve al encierro durante un período indefinido de tiempo.

‘Queremos llamar a la responsabilidad de cada persona para respetar las medidas sanitarias. Si se les pide que cumplan las medidas, háganlo’, rogó el ministro de Salud, Enrique Paris.

Todas las escuelas, los comercios no esenciales, la restauración estarán clausurados hasta nuevo aviso en los 52 municipios que integran la región, uno de los focos de la pandemia que ya estuvo en cuarentena total durante un mes el pasado abril y en 2020 durante ocho semanas.