Ante la toma del Capitolio, el presidente Trump ha pedido a sus seguidores que vuelvan a casa. Insistió, sin fundamento, que las elecciones presidenciales fueron fraudulentas.