En medio de gran pesar amigos y familiares dieron sepultura en Pizzarrete de Baní a los restos de Kitah, el cantante urbano que esta mañana p3rd1ó la vida tras sufrir un accid3nte de transito.

En el lugar se encontraba una multitud de personas entre estos, amigos y familiares quienes en medio de su dolor se despidieron de este joven cantante.

Estaba contento, pues desde Puerto Rico ya tenía llamadas para hacer colaboraciones.

«El Kitah» tenía dos hijos y una esposa, vino de Baní a la Capital persiguiendo sus sueños, se mudó con su madre y desde allí empezó a empujar su carrera. Era un joven de 28 años de edad que lo único que quería era ser conocido en la música para poder ayudar a la familia.

«Al principio no creían en mí, ni la familia, pero luego cuando fui dándome a conocer ya sentí todo el apoyo porque la cosa iba bien», dijo. Su carrera empezó a notarse cuando grabó el sencillo «Me fundí», al lado de Chimbala, y más adelante sonó a «No la vendo».

Llenó de bríos habló de que el año nuevo y temas nuevos era lo que venía para su vida.

«El Kitah» llegó a grabar once temas con once vídeos y su sueño era entrar a ese mundo urbano. Cantó con Chimbala, Químico, Ceky Viciny, Paramba, Black Point y otros.