Santiago.- Las autoridades policiales investigan si un niño de diez años encontrado sin vida se habría quitado la vida porque su madre no le habría comprado un celular para jugar Free-Fire. Sin embargo, al ser cuestionada, la madre da otra versión.

El menor era residente de la calle doctor Alejandro Llena, casa número 50 del sector Pueblo Nuevo, perdió la vida al presentar asfixia por AH0RC4MIENT0, de acuerdo al informe del médico legista Gerardo Castillo.

De acuerdo a la versión de la madre, manifiesta que mientras se encontraba en su residencia junto al niño y sus otros hijos y el niño le dijo a a su hermana también menor 15 años, que le prestara su teléfono celular el iPhone 8 que es más cómodo y más rápido que su teléfono para jugar su juego de Free-fire.

El informe policial establece que minutos más tarde el niño ve que su hermana sí tenía el teléfono y se molestó.

Luego su madre le dio una tablet de su otro hermano, también menor para que realizara su juego, y lo dejó en la cama instalando el juego.

Mientras la progenitora fue al baño se dio cuenta que la puerta delantera de la casa estaba abierta y al mirar al lado lateral izquierdo de la casa observó a su hijo menor que se encontraba colgando de los escalones de la verja del segundo nivel.

El niño se subió a una silla pequeña plástica de color, utilizando un cable eléctrico.