BAYAHIBE.
El II Congreso de la Cooperativa de Ahorros Herrera se ha iniciado debatiendo, con un cuadro de 10 conferencistas nacionales e internacionales, las variables de innovación, productividad, coopetividad y competitividad en las cooperativas.

La presidenta del Consejo de Administración, licenciada Kenia del Carmen Liriano Pérez, adelantó que las reflexiones teóricas servirán para que avance el cooperativismo en el país.

Liriano Pérez, hablando ante los 364 delegados de los distritos cooperativos de COOP-HERRERA, invitados de 30 cooperativas y profesores universitarios y ejecutivos de cooperativas de ocho países, sostuvo que las condiciones de pobreza y marginalidad, encuentran en el cooperativismo, la fuerza capaz de transformar la sociedad desde sus estratos más humildes.

La presidenta del Consejo de Administración de COOP-HERRERA, al encabezar el evento cooperativo, sostuvo que la erradicación de la pobreza y el desarrollo social, tienen una solución accesible en el cooperativismo como filosofía que genera riqueza material y organización de las comunidades.

El II Congreso COOP-HERRERA fue inaugurado en presencia de 240 delegados, con una mesa directiva integrada por Jorge Eligio Méndez Pérez, administrador General COOP-HERRERA, Eufracia Gómez Morillo, presidenta del Consejo Nacional de Cooperativas, Lisandro Muñoz Pimentel, de la Federación de Cooperativas Gubernamentales, Marcia Elizabeth Rodríguez, de la Comisión de Educación de la cooperativa anfitriona.

También estuvieron en la mesa principal el doctor Miguel Polanco Wessin, enlace del poder ejecutivo con el sector cooperativo, Juan Núñez Collado, Carolin Bravo, presidenta del Comité Nacional de Jóvenes Cooperativistas y José Alejando Rodríguez, director ejecutivo de la Asociación de Instituciones Rurales de Ahorro y Crédito.

La presidente del Consejo de Administración de COOP-HERRERA sostuvo que la única forma de transformar positivamente la vida de la gente es lograr que el cooperativismo prenda en el arraigo popular.

Kenia del Carmen Liriano Pérez sostuvo que el desarrollo integral sustentable de COOP-HERRERA está sincronizado con la promoción de Valores y Principios Cooperativos desde una Responsabilidad Cooperativa con válido posicionamiento en el alma de sus asociados.

En momentos en que el precio internacional y local de los combustibles ha experimentado alzas considerables.

Producto de la carestía del petróleo, entre otros factores por el conflicto ruso-ucraniana, la movilidad eléctrica pudiera ser una posible solución a los costos de los hidrocarburos.

Y partiendo de la experiencia del propietario de un vehículo eléctrico y de una empresa que cambió su flotilla de motocicletas de gasolina, la ventaja económica que tiene ese tipo de movilidad frente a las que operan con combustibles es “muy superior”.

“Cargar el carro completo, desde cero, anda entre 600 y 700 pesos y eso es equivalente a un tanque (de gasolina) de un carro normal. Ahí haces una relación: si echas 4,000 pesos o 3,000 pesos de gasolina en tu vehículo actual versus 700 pesos”, resaltó Víctor Gómez, propietario de un carro eléctrico.

Gómez detalló que su vehículo tiene una batería de 54 kilos y que cargarlo en su vivienda, si está completamente descargado, tiene un costo de 600 pesos, debido a que cada kilo de electricidad le cuesta 11 pesos, ya que en el proceso de carga se pierden dos o tres kilos.